better-call-saul-season-2-episode-210-bob-odenkirk-jimmy-mcgill-micheal-mckean-chuck-mcgill-1200x658

SERIES \\ Better Caul Saul – Temporada 3 (AMC/Netflix, 2017) \\ Mejor malo conocido que bueno por conocer (por Damo).

Al igual que su predecesora, la historia de “Better Call Saul” es la historia de un proceso: la transformación del abogado éticamente comprometido Jimmy McGill (Bob Odenkirk) en el factótum criminal Saul Goodman. Pero tal vez incluso más que “Breaking Bad”, “Better Call Saul” adora desmenuzar el proceso y las acciones de cada participante activo del mismo. Un automóvil es despojado por Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks) de todos sus elementos hasta que queda su esqueleto oxidado. El hermano mayor de McGill, Chuck (Michael McKean), instruye a Jimmy sobre el método apropiado para quitar papel contact de una pared sin dañar el acabado debajo. Más tarde veremos a Jimmy sacando el adhesivo de una pared diferente, siguiendo la técnica de Chuck por unos segundos, antes de terminar el trabajo con un violento tirón.

Si hay alguna razón para sentirse ansioso por “Better Call Saul”, es la idea de que la tercera temporada represente ese giro violento que se viene percibiendo desde hace un tiempo. Esta serie fue vendida desde un principio como una comedia, pero lentamente se fue transformando en tragedia. Hay muchas razones para creer que los showrunners, Vince Gilligan y Peter Gould, seguirán practicando un sentido de compostura y control hasta que la olla de presión alrededor de Jimmy explote definitivamente. Sin embargo, deciden subir un poco el calor de la hornalla, porque Gus Fring está de vuelta.

Gus (Giancarlo Esposito) es un villano con una intensidad y una calma inquietantes. Pero su reaparición (en realidad, aparición, dentro de la cronología de Jimmy McGill) sugiere que el accidente automovilístico en cámara lenta que es “Better Call Saul” está a punto de ganar una cantidad significativa de velocidad. Por el momento, Gus es sólo una camisa amarilla familiar cuyo restaurante Los Pollos Hermanos es un nuevo obstáculo en la guerra privada que Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks) está librando contra Héctor Salamanca (Mark Margolis) y el cártel de Juárez. Pero sabemos que Gus también siente rencor hacia los jefes del cártel, uno que llegará a una conclusión venenosa durante los eventos de “Breaking Bad”.

Por su parte, Jimmy sigue inmerso en esa partida de ajedrez mental contra su hermano Chuck, quién está decidido a exponer a Jimmy frente al Colegio de Abogados por su accionar fraudulento, con la esperanza de que su licencia sea revocada. El mito de Caín y Abel alejado de los desiertos de Oriente Medio, ahora ubicado en el desierto de Arizona.

Durante dos años, “Better Call Saul” evitó con esmero una aparición pesada como la de Fring. Se hicieron guiños a “Breaking Bad”, y jugadores menores como Héctor Salamanca y su sobrino Tuco fueron introducidos, pero nada tan certero como el codazo a las costillas que es esta primer saboreada de la temporada tres de Los Pollos Hermanos. “Better Call Saul” era (y por el momento, es) una bestia independiente con su propio grupo de personajes cuyos dilemas morales se sentían cercanos a, pero no necesariamente relacionados a “Breaking Bad”. Estos personajes siguen ahí, y todavía tienen un papel importante en la tercera temporada: Kim Wexler (Rhea Seehorn), una abogada independiente ya establecida, con sus propias ambiciones y el sentido del bien y del mal cada vez más divididos entre sus sentimientos por Jimmy y el constante pandemonio sus malas acciones. Nacho Varga (Michael Mando, un verdadero descubrimiento actoral, que recientemente vimos en Spider-Man: Homecoming), quien lentamente descubre que tiene mucho más en común con Mike que con su jefe Héctor Salamanca y va a hacer lo imposible para que los negocios turbios no terminen manchando el honor de su padre. O El formidable trabajo de Michael McKean como Chuck McGill, cuya búsqueda maníaca de atrapar a su hermano en el acto podría finalmente tener un mayor impacto en su mente que los campos electromagnéticos.

Pero una figura que se asoma tan grande como Gus tiene el potencial de tapar la luz de estos y otros secundarios. Gilligan, Gould y su equipo parecen entender esto, y lo utilizan para atraer a  uno de sus mejores valores, Mike Ehrmantraut, que se había vuelto un tanto periférico en la segunda temporada, de vuelta hacia el centro de “Better Call Saul”.

No se puede pedirle más a una precuela que constantemente busca la autosuperación. Los caminos de Jimmy y Mike probablemente se seguirán divergiendo, pero hay una fuerza que los va a volver a unir en el futuro. El peor escenario para el regreso de Gus Fring era que este villano tan carismático secuestre al programa y lo aleje de su esencia. Sin embargo, resulta ser más como el papel contact en la pared de Jimmy, manteniendo todo en su lugar mientras el mundo alrededor de McGill se desmorona.

Te puede interesar