get out

CINE \\ Get Out (Jordan Peele, 2017) \\ Ebony and Ivory do America (por Jay Fresca)

Todos vimos la comedia del chico visitando a los padres de la novia, y a medida que avanzamos con los años los chistes se vuelven un tanto raciales. Casi se puede poner en paralelo una comedia del 2005 llamada “Guess Who” donde Ashton Kutcher conoce a los padres de Zoe Saldana, quien es nada más ni nada menos que Percy Jones, donde básicamente nos metemos en una hora y media de estereotipos y chistes raciales.

Este año Jordan Peele, el hijo no reconocido de Steve McQueen, dobla la apuesta (o eso intenta) debutando como director, alejándose de lo actoral y la comedia, realizando una película terror, la cual tuvo una masiva campaña de marketing, usurpando las cookies de todos nuestros celulares.

“Get Out” nos propone una historia sencilla de un joven afro-americano que va de visita por un fin de semana a conocer a la familia de su novia… Que es blanca. Ya desde su llegada y a medida que va conociendo a su familia, comienza a notar ciertas rarezas en las personas que los rodean, más aún en la familia de su novia y en sus “empleados” de color.

No es intención del autor de esta nota revelar mayores spoilers de la trama, es por eso que más no se puede contar, ya que la historia y sus giros se deducen a la media hora. No obstante hay un par de curiosidades que me recuerdan a varios directores y sus fracasos intentando sacar thrillers, tal como Kevin Smith con Red State o Tusk… Pero volvamos a Get Out, (Nigga)!

El reparto promete, Daniel Kaluuya, quien seguramente tenía en su remolque una foto de Phil LaMarr antes de salir a tirar toma, Allison Williams (Marnie Michaels en Girls), Catherine Keener como la madre, usando su muy usual cara de pocos amigos, es lo que más suspenso mete a la trama; y el padre, representado por Bradley Whitford (“His name is Charles…”). Vale destacar (y en eso le doy la derecha a mi compañero de trincheras, Rifle) que la actuación de Stephen Root es muy buena.

Sincerándome, la película no es terriblemente mala, pero no es buena, es una película de tema racial (o no) con una vuelta de rosca temprana que nunca tuvo una segunda revisión de guión, sin embargo con algunos guiños a lo que vive la gente de color hoy en día en USA. Jordan Peele dijo estar inspirado para hacerla, debido a un show de stand-up de Eddie Murphy (shocking!), quien pudo ser el protagonista pero su edad lo descartó del casting… Creo que hubiera sido más interesante ver como un Eddie Murphy disfrazado de Big Mama Catherine Keener, jodía la cabeza de black Eddie Murphy (SPOILER ALERT) hipnotizándolo con pedos… Podría haber fusionado el universo de The Klumps y Coming to America… Quien sabe, quizás la próxima Jordan…

 

Te puede interesar