myentirehighschoolsinkingintothesea_01

ANIMACIÓN \\ My Entire High School Sinking Into The Sea (Dash Shaw, 2016) \\ Encanto bajo el mar (por Rifle).

Dash Shaw. Historietas. Fantagraphics. ¿Por dónde empiezo?

Bueno, voy a empezar por Stan Lee.

Antes de Stan Lee (y de sus muchos y talentosos colaboradores, pero esa discusión es para otro momento y otro lugar), la mayoría de las historietas eran distintas de como las conocemos ahora. Iban casi exclusivamente por el lado de tratar de arreglar el mundo a las piñas, que es lo que se estilaba en la primera mitad del Siglo XX, como atestiguan un par de guerras que se hicieron bastante populares.

Entremedio de la acción de soldados, caballeros y superhéroes ya afianzados en ese estilo, Stan Lee se hizo algunas preguntas que hoy parecen obvias, pero que casi nadie se había hecho hasta entonces: ¿Qué pasa por la cabeza de los héroes de historietas, mientras tratan de arreglar los problemas del mundo a las piñas? ¿Tienen vidas personales? ¿Tienen familias? ¿Tienen problemas de salud, dinero y amor, como cualquier otra persona? ¿Qué saben? ¿Saben cosas? ¡Averigüémoslo!

Hacia finales de los 60s, las mentes más lúcidas de la historieta under, que por entonces era un fenómeno cultural emergente, decidieron meterse de lleno en estas preguntas y, además, ya que estaban, prescindir completamente de las piñas, las capas, los monstruos policéfalos tentaculares de Marte y los ejércitos de hombres-topo que atacaban Nueva York con mayor frecuencia que lo que pasaba el tren F.

La cereza de este movimiento es Fantagraphics, una editorial que fue creada a mediados de los 70s y llegó a afianzarse al día de hoy como una especie de Meca editorial de la historieta indie, o pongámosle que historieta existencialista moderna (perdón por lo de historieta existencialista moderna, pero de momento no se me ocurre una mejor manera de describirla).

La introducción que acabo de hacer puede resultar un poco innecesaria para hablar de esta película en particular, pero tiene una intención por mi parte, que se puede resumir en el siguiente mensaje subliminal:

!SATEIROTSIH NAEL¡

My Entire High School Sinking Into The Sea (gran nombre para una banda indie de finales de los 90s, dicho sea de paso, que en un giro moebiezco interdimensional -MINDFUCK ALERT-, también podría haber sido parte de la banda de sonido original de la peli) desciende directamente del trabajo de Dash Shaw en Fantagraphics y reinterpreta perfectamente el lenguaje de la hoja quieta y silenciosa al de la pantalla sonora y móvil.

Dash y Assaf (Jason Schwartzman y Reggie Watts) son mejores amigos por siempre jamás y parte del periódico escolar de la Escuela Secundaria Tides. Ambos adolescentes sufren un distanciamiento por motivos amorosos, pero luego deben unirse nuevamente para tratar de salvar a su escuela de un cataclismo, en una aventura que tiene desde tiburones hasta guerras de comida en la cafetería escolar, pasando por electrocuciones, romance, pandillas de jóvenes en estado salvaje àlla William Golding, referencias a videojuegos de los 80s y una cocinera que es una mezcla de Rambo y John McClane, interpretada por Susan Sarandon.

Creo que lo mejor de My Entire High School Sinking Into The Sea, por mucho, es la experiencia visual de una película cuya producción artística es original y deslumbrante (a diferencia de la animación usual, la peli está hecha por un grupo muy reducido de personas animando ilustraciones como si fueran archivos .gif), pero el resto acompaña perfectamente: la historia es decente, los diálogos son efectivos y el timing de los chistes y las escenas emotivas funciona generalmente bien, gracias a un reparto sólido que incluye a los ya mencionados Jason Schwartzman, Reggie Watts y Susan Sarandon más Lena Dunham, Maya Rudolph, y un cameo de ese agradable sujeto que es John Cameron Mitchell.

Si bien es difícil emparentar a My Entire High School Sinking Into The Sea con otros trabajos de animación contemporánea, ya sea por su temática o por su estética tan particular, supongo que la mejor descripción que puedo hacerles es que se trata de una suerte de cruza entre Scott Pilgrim, Freaks and Geeks y Wes Anderson zarpado de LSD, y hablando de eso… esteeem… por supuesto que en este blog nadie osaría hacer apología de las drogas, nocierto, pero si alguien de ustedes, naturalmente por accidente, consumiese alguna sustancia psicotrópica antes de ver la película, es posible que la experiencia no fuese realmente taaaaaaaan terrible GUIÑO-GUIÑO.

Te puede interesar